101 RONDA POR NOEL DOMINGUEZ–Club Atletas Veteranos de Algeciras

101 RONDA POR NOEL DOMINGUEZ

Para empezar esta crónica, primero me gustaría decir que conseguir una plaza en esta prueba es casi más difícil que acabarla (je, je). Aunque la organización haya aumentado el número de participantes a 4500 marchadores, no es nada fácil adjudicarse un dorsal entre las más de 11000 solicitudes que hay, aún así he vuelto a ser afortunado con uno de ellos.

Este año ha sido mi sexta participación en esta carrera, tras haberla corrido en la extinta modalidad de Duatlón, MTB y cuatro como marchador, no por eso estaba menos ilusionado o menos nervioso, es más, creo que cada año que vuelvo el gusanillo me entra antes en el cuerpo, más si cabe por un cambio en el recorrido a la altura de Montejaque el cual desconocía. La mañana comenzó fresca, temperatura ideal para la práctica de este deporte, no como el calorazo que hemos sufrido en otras ediciones, por lo que me dirijo al estadio tras despedirme de mi equipo de apoyo (mi esposa Patricia y mis padres), los cuales me asistirían por primera vez en el km 30 en la localidad de Arriate, con el material obligatorio que pedía la organización y nada más de lo habitual.

Salgo bastante atrás en el cajón, algo que no me preocupa, ya que hay bastante espacio para adelantar, primer error  de este año, han hecho un cambio en los primeros kilómetros y nos desvían hacia la Sierra de la Nieves en un recorrido más montañero formándose varios tapones que me hacen perder bastante tiempo, además decido salir con zapatillas de asfalto hasta Setenil y allí cambiar de “neumáticos”, imposible, porque en una de estas bajadas rompo el forro de la zapatilla y se me hace bastante difícil pisar bien.

Llego a Arriate bien de fuerzas, en el tiempo previsto, aunque algo mosqueado por el tema de la zapatilla, allí me espera mi Ángel de la Guarda particular, mi mujer Patricia, y me acerca rápidamente otras zapatillas, cojo unos cuantos geles y mi padre me cambia las botellas de líquido, parada muy rápida y me despido de ellos hasta dentro de 20 kms en Setenil de las Bodegas. Salgo de Arriate tras poco más de 3 horas de carrera y comienza la primera subida seria, de repente algo que lo había visto en muchas ocasiones pero que nunca me había ocurrido a mí,  comienzo a marearme y se me viene “todo para arriba”, vomito hasta la primera papilla, me quedo vacío y sin fuerzas, me dicen que es un corte de digestión, decido no parar y comenzar a caminar, en 16 kms aproximadamente volverán a asistirme, me como unos frutos secos que siempre llevo, tomo isotónico y camino, hasta que me pongo a trotar a ritmo tortuga (no tenía fuerza para más), hasta que consigo llegar a Setenil, punto neurálgico de los 101 y que correr por allí teniendo que pedir paso para pasar entre las personas es algo que para mí es difícil expresarlo en estas líneas, localidad que sufre su momento álgido sin duda alguna al paso de D. Francisco Contreras Padilla (SuperPaco) por allí.

Tras llegar a la altura de Patri, le cuento lo sucedido, aunque por suerte me encuentro algo mejor, me obliga a comerme un sándwich de jamón y me da un primperan (además de mi mujer es enfermera y lleva un botiquín que ya quisieran algunas ambulancias ja, ja, ja), cambio de camiseta, repongo líquido y geles y decido coger los bastones, ya que a partir de ese momento el terreno es un sube y baja constante que es en donde realmente disfruto. El sándwich parece que ha hecho efecto y me encuentro fenomenal adelanto a muchísima gente y voy a un ritmo donde no parecía que llevase más de 50 kilómetros en las piernas. Llegada al cuartel de La Legión y paro bastante poco, me tomo otro minibocadillo y un batido “recovery”, puesto que ya rondaba las 9 horas de carrera y habíamos pasado el km. 70, además ahora era cuando la carrera se ponía interesante de verdad, con la subida a la Ermita, a el Hacho, “el país del barro”, el puerto de la Muela y la Cuesta de “El Cachondeo”, más de la mitad del desnivel de la prueba en 30 kms escasos.
La Ermita la subo bien y la parte nueva también la subo a ritmo alegre y sin problemas, aunque me coge la noche y cuando me pongo el frontal que llevaba en la mochila resulta que no encendía, tuve que hacer la bajada de algo que no conocía con las luces de los compañeros, además en la larga bajada de asfalto una vez pasado Montejaque hasta Benaoján la rodilla izquierda me da un aviso que no me gustó nada. Benaoján y de nuevos mis Ángeles me esperan allí, cambio de frontal (cojo el bueno) y un poco de réflex en la rodilla ya que sobre todo en las bajadas me da unas punzadas cada vez más insoportables, aunque ya sólo quedaban 16 kms hasta La Alameda e íbamos a llegar a gatas si fuera necesario.

Encaro ya la última parte de la prueba con bastante fuerza pero la rodilla me dice basta y bajar es ya un suplicio, así que me dedico a caminar de la manera más rápida posible. Pasado el último avituallamiento en el puerto de La Muela, los Legionarios comienzan a darte la enhorabuena y es cuando empiezas a creértelo, he corrido bastantes pruebas de estas características para haber visto personas que tras más de 20-30 horas de carrera se han retirado a falta de escasos 10 kms para finalizarla, por lo que hasta que no estoy realmente cerca del objetivo me suelo encontrar en un gran estado de concentración y no suelo llevarme por la emoción, pero ahí ya sí, ves el Tajo iluminado precioso, y afrontas la cuesta del Cachondeo, con ganas, porque te ves con fuerza y sabes que tu mujer y tus padres están allí sufriendo por mí, realmente lo pasan mal, y  muchos amigos y conocidos que te siguen por las redes sociales igualmente esperan tu llegada, hasta que encaras esa Alameda, llena de gente siendo más de las 2 de la madrugada y personas anónimas que te aplauden y te felicitan, sensación indescriptible, donde se te olvidan todos los dolores que has padecido en carrera y en los meses de preparación, hasta que los ves y te abrazas a ellos y les das las infinitas gracias por estar contigo por enésima vez en la enésima de tus locuras o caprichos, como cada uno quiera verlo.

Finalmente fueron 14:40:18, creo que por mi estado de forma podía haber rebajado esa marca, pero estoy contento por tener el sexto ladrillo en casa y  sobre todo `porque ha sido una carrera en la que hubo obstáculo tras obstáculo y los hemos sabido afrontar superándolos todos, siendo un gran entrenamiento para el objetivo del año que no es otro que el Ultra Trail du Mont Blanc y el cual si acabo y me dejáis, prometo una crónica más larga … je, je, je.

Noticia Relacionada

MEDIA MARATON DE MONTAÑA HOMENAJE A LA GUARDIA CIVIL

#VeteranosAlgeciras #PruebasVeteranosAlgeciras Celebrada en Ronda, otra prueba de montaña por tierras de la Serranía. Samuel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

newspaper templates - theme rewards